"Ellas y ellos estuvieron…" - Carlos Thays

Por Eduardo Agüero Mielhuerry.

Cultura y educación 20/06/2024 NdA NdA
Carlos Thays

Carlos Thays nació en París, Francia, el 20 de agosto de 1849 con el nombre de Jules Charles Thays

Llegó a Argentina en 1889, contratado por un año, recomendado por su maestro, el renombrado arquitecto Édouard-François André, ante el empresario inmobiliario Miguel Crisol, para el diseño y ejecución de la que fue su primera obra en este país, el Parque Sarmiento de la ciudad de Córdoba. 

Al terminar su misión planeaba regresar a su país natal, pero fue demorado en Buenos Aires por el intendente Francisco Bollini, que estaba decidido a nombrarlo director de Parques y Paseos. Como Thays era un hombre de principios decidió aceptar el desafió solo si había un concurso previo, algo que gracias a sus antecedentes ganó por unanimidad a pesar de existir otros seis postulantes.

En una kermés conoció a Cora Venturino de 16 años de edad –y 25 años menor que él-, proveniente de una familia uruguaya, con la que se casó. La pareja tuvo dos hijos: Ernestina y Carlos León.

Se radicó en la ciudad de Buenos Aires tras su designación como Director de Parques y Paseos a partir de 1891. En consecuencia, se convirtió en el “jardinero mayor”. Esta posición le permitió influir en forma importante en el diseño de los espacios verdes de la ciudad. 

Entre aquél año de su nombramiento y 1895, culminó veintidós paseos nuevos (hasta ese momento existían 27). Entre los principales parques y plazas que creó, amplió o remodeló como director deben citarse los parques Centenario, Patricios, Lezama, Los Andes, Ameghino, Colón, Chacabuco, Pereyra, Avellaneda, Intendente Alvear, Barrancas de Belgrano y las plazas Constitución, Congreso y de Mayo.

Hacia fines del siglo XIX la ciudad casi no tenía zonas arboladas ni paseos o plazas, salvo el Parque 3 de Febrero recientemente creado por Domingo Faustino Sarmiento. Thays creó el Jardín Botánico el 7 de septiembre de 1898 en Buenos Aires, que fue una de sus principales obras donde se puede apreciar la flora de las provincias argentinas y de varios países del mundo.

No descuidó los paseos de los barrios alejados, destacándose en este sentido los trabajos en las plazas Olivera, Matheu, San Antonio -hoy Díaz Vélez- y de los parques Chacabuco, de los Patricios y Los Andes.

Los Bosques de Palermo o Parque 3 de Febrero fueron una de las más grandes obras de remodelación encaradas por Thays, ya que cubren una importante extensión de terreno con miles de árboles y flores, un espléndido Rosedal -obra de su discípulo Benito Javier Carrasco-, así como varias fuentes y monumentos. 

En 1891 había solo 10.000 árboles de alineación que habían sido plantados por el director de paseos del intendente Torcuato de Alvear, Eugene Courtois, pero esa tendencia se revirtió gracias a la iniciativa de Thays de hacer plantar ese año 21.250 ejemplares.

También trabajó activamente en el proceso que culminó con la creación del Parque Nacional Iguazú, en Misiones. Los fundamentos de la creación del parque fueron la protección del magnífico marco paisajístico de las Cataratas del Iguazú, junto a la exuberante selva misionera, paranaense o subtropical que las rodea, con sus especies animales y vegetales características.

A través de los años Thays encaró varios proyectos cívicos en distintas ciudades argentinas.

Azul y su Plaza Colón

En abril de 1902 se autorizó a la Intendencia para gastar hasta $ 4.000 m/n para realizar las reformas pertinentes de la Plaza Colón (actual Plaza General San Martín), haciendo las conexiones del alumbrado a gas acetileno. En el mismo sentido, se informaba que el alumbrado a gas se extendería a todo el Palacio Municipal y a la Comisaría, que estaba por detrás del primer edificio, con salida hacia la calle Belgrano.

La Plaza y el Palacio Municipal fueron iluminados con lámparas de gas acetileno por primera vez el 25 de mayo de 1902.

Ese mismo año, el comisionado Municipal Dr. Ángel Pintos encomendó un nuevo diseño para la Plaza y, una vez realizados y aprobados los planos, se expusieron en el Palacio Municipal.

El paisajista francés Carlos Thays fue el encargado del rediseño de la “Plaza Colón”. El día 18 de junio de 1902, el periódico matutino “El Imparcial”, informaba en una noticia escueta la novedad del nombramiento de Thays:       

“Plaza Colón- El director de paseos señor Thays ha expresado a la Municipalidad que gustoso prestará su concurso para el arreglo de la plaza Colón que en lugar de ser un monte como lo es, quedará convertida en un bellísimo paseo.

            El concurso valioso del Sr. Thays es agradecido por el pueblo.”

El Proyecto

El paisajista Carlos Thays envió su proyecto para remodelar la plaza central de Azul a fines del mes de junio. Inmediatamente recibió la aceptación de las autoridades y de aquellos vecinos que se acercaron al Palacio Municipal para contemplarlo. EL día martes 1 de julio de 1902, “El Imparcial” daba una entusiasta noticia:

“La Plaza Colón. El plano del Sr. Thays. Un hermoso trabajo.- El distinguido e inteligente director general de paseos públicos de Buenos Aires, señor Carlos Thays, cuyo concurso solicitó el intendente municipal Dr. Pintos para realizar el trazado y la exornación de nuestra plaza principal, ha remitido anteayer el plano de la futura plaza, el que se encuentre en exhibición en el salón de la intendencia.

El proyecto es magnífico y ha merecido la más calurosa aprobación del intendente y de cuantas personas han tenido ocasión de verlo.

Los trabajos preliminares que requiere la realización del hermoso proyecto empezarán en seguida.

Una vez terminado el trazado de la nueva plaza sobre el terreno, y dibujados los canteros, macizos y calles, el Sr. Thays vendrá a dar un vistazo a la obra, y a indicar la distribución y ubicación de los arbustos y plantas forestales con que se piensa exornar la plaza.

Según opinión de personas entendidas en la materia, la plaza Colón, trazada y adornada de acuerdo con el plano del señor Thays, será la primera en la provincia, por su belleza y novedad.”

Avances y retrasos

Inicialmente, las expectativas puestas en el trabajo de Thays fueron muy positivas. Las obras se iniciaron inmediatamente aprobados los planos y los vecinos notaron con satisfacción como el principal espacio público de la ciudad se transformaba.

El miércoles 16 de julio de 1902 -pasados los fervores propios acarreados por la inauguración del “Polígono de Tiro” azuleño, el día 9, que contó con la presencia del ministro de Guerra de la Nación, Pablo Riccheri-, el matutino “El Imparcial”, volvió a fijar su atención en la Plaza y prácticamente fijó una fecha de finalización de la obra y minimizó cualquier crítica posible sobre los costos que acarrearía la remodelación:

“La plaza Colón.- Dentro de un mes, quedarán completamente terminados los trabajos de delineación y ornamento de la plaza Colón.

El jardinero enviado por el director de paseos públicos, señor Thays, ha empezado con éxito sus tareas, y piensa dar cima a la obra en el término a que nos referimos.

Los gastos que originará la realización del proyecto del Sr. Thays, serán relativamente insignificantes.”

 Cumplido el plazo “estipulado”, se publicaron las razones por las cuales la obra se había visto temporalmente retrasada. Así, el matutino de los hermanos José María y Eduardo Guillermo Darhanpé anunciaba el 3 de septiembre:

“La plaza Colón.- Nos han preguntado la causa por la cual no ha empezado la colocación de la plantas en la plaza principal, estando la estación tan avanzada.

Sabido es que las reformas de la plaza Colón se vienen haciendo de acuerdo en un todo con los planos e indicaciones del director de paseos señor Thays, y a éste débese que se haya postergado hasta el 10 del corriente la plantación, pues no ha creído prudente que se haga antes de esa fecha, en razón del peligro que podría haber en el trasplante a causa de las últimas y terribles heladas.

La plantación se ha demorado, pues, por razones de seguridad y de prudencia, y esas razones, que vienen de un profesional tan inteligente y tan práctico como el señor Thays, deben atenderse. 

En cuanto a la ornamentación de la fuente, que realiza el escultor Dusio, va muy adelantada.”

Final de obra

Entre Pintos y Thays mantuvieron una interesante correspondencia, en la que se destaca la enviada por el paisajista:

“Del director de paseos al Intendente Municipal.- El director de paseos públicos de Buenos Aires, señor Thays, ha contestado en la siguiente expresiva forma a una nota que le dirigió la intendencia municipal dándole cuenta de la terminación de los trabajos de la plaza Colón y del brillante éxito de las reformas introducidas en este hoy hermoso paseo.

 Buenos Aires, diciembre 22 de 1902

Señor intendente municipal del Azul doctor Ángel Pintos:

Muy apreciable señor: 

                                     He tenido el honor de recibir su atenta nota relativa a las obras de la plaza Colón, de cuyos términos le quedo muy agradecido.

                         Tengo así la gran satisfacción de haber podido coadyuvar, aunque en muy pequeña proporción, a los planes progresistas del señor intendente, a quien saludo con mi mayor consideración y respeto.

                                                                                                                                                        Carlos Thays”

A fin de año la obra estuvo concluida; jardines cercados con arcos de hierro y una gran variedad de plantas fueron la característica primordial del renovado paseo. 

Al mismo tiempo, el artista italiano Carlos Dusio moldeó en material las esculturas de unas mujeres desnudas, al estilo de náyades, con cisnes completando la escena. Las mismas fueron emplazadas en torno a la ya existente farola central de múltiples luces y con surtidores de agua, que en definitiva fue lo único que “sobrevivió” del paseo anterior.

Todo este monumento alegórico fue realizado en forma provisoria, pensando en reemplazarlo cuando fuera posible por la escultura de algún prócer o alguna imagen alegórica…

Obras y más obras…

Además de su incansable actividad en el sector público, como paisajista Thays sobresalió en la tarea privada. Las élites argentinas apreciaron sus dotes profesionales y lo contrataron. Esto le permitió realizar eximios trabajos creando bellísimos parques particulares. En general presentaban un mismo patrón de diseño: incorporaba el agua, ya sea en forma de lago, riacho, estanque o fuente y luego agregaba esculturas, pérgolas, o abras para ver campos cercanos. Alrededor de la casa principal el jardín era de estilo francés, rígido y geométrico, mientras que para el resto del parque dejaba que la naturaleza se adentrara con el entorno, buscando un diseño más libre y salvaje. Entre las numerosas obras privadas en la provincia de Buenos Aires, se destacan las de las estancias: “San Ramón” de Mercedes Castellanos de Anchorena, en Azul; Villa María, de la familia azuleña de Celedonio Pereda, en la localidad de Máximo Paz; La Candelaria, de los Piñero, en Lobos ; Un Durazno, de Carlos Díaz Vélez, en Rauch; San Pablo, de los Egaña-Díaz Vélez, en Monte; Dos Talas, de la familia de Pedro Luro, en Dolores; La Porteña, de los Guerrico-Güiraldes, en San Antonio de Areco, La Rica, de los López, en Chivilcoy y La Larga y La Argentina, ambas del ex presidente Julio Argentino Roca, en Daireaux y San Andrés de Giles respectivamente. A ellas se suman, además, las estancias: La Concepción, en Lobos; La Cautiva, en Coronel Vidal; La Benquerencia, en San Miguel del Monte; San Eliseo, en San Vicente; La Tradición, en Moreno, El Mirador, en Cañuelas y el chalet con parque para la familia Sansinena en General Daniel Cerri. También diseñó los parques de los establecimientos: La Paz, también del ex presidente Julio Argentino Roca, en Ascochinga, y los jardines del Palacio Ferreyra (1913) de la ciudad de Córdoba.

Para promover la plantación de árboles tuvo la idea de instaurar, el 11 de septiembre y en conmemoración del fallecimiento de Domingo Faustino Sarmiento, el día del árbol. Era la forma a través de la cual se acercó a todos los vecinos y a los alumnos, en particular, que concurrían a las plazas a plantar árboles.

Junto al perito Francisco Pascasio Moreno y otras destacadas figuras fundó, el 4 de julio de 1912, la Asociación de Boy Scouts Argentinos.

Fue un estudioso de la flora sudamericana y realizó numerosas excursiones científicas que le sirvieron para conocer especies autóctonas argentinas y aclimatarlas en el Jardín Botánico de Buenos Aires. Realizó una travesía por el lago Nahuel Huapi y Chile, por Córdoba y San Luis, Entre Ríos y Corrientes, Santa Fe, Chaco y Formosa, provincia de Buenos Aires y Misiones.

Carlos Thays también fue escritor y periodista. Fue autor del primer libro argentino sobre paisajismo, dedicado al Jardín Botánico de Buenos Aires y editado en 1910 por la casa de Jacobo Peuser. En él relató la historia del Jardín e hizo un aporte científico al enumerar las colecciones botánicas que allí formó. En Francia fue redactor de la Revue Horticole durante diez años. Este fue uno de los órganos periodísticos más importantes sobre jardinería en la Europa de los siglos XIX y XX. Escribió un texto denominado “Les fôrets naturelles de la République Argentine”, escrito para el Congreso Internacional de Bosques de París, en 1913, que describe los bosques y bellezas de la Argentina, en especial de las Cataratas del Iguazú y del lago Nahuel Huapi. Asimismo, fue autor de numerosos informes y memorias de trabajos.

Carlos Thays falleció en Buenos Aires, el 31 de enero de 1934. Fue sepultado en el Cementerio de la Chacarita.

MÁS INFORMACIÓN EN: www.historiasypersonajesdelazul.blogspot.com

 

Te puede interesar
Lo más visto
Copyright noticiasdeazul.com