stickyimage

http://noticiasdeazul.com/wp-content/uploads/2012/03/banner_animado_01.jpg

En Azul, este 1° de Mayo todos a la Papelera

Obreros de todo el mundo por su emancipación, en una misma lucha

 Para este 1° de mayo, desde el Partido Obrero de Azul convocamos a concentrar a partir de las 15 horas en la Papelera –Laprida y Santa Fe-, escenario de la gran lucha que en la comunidad lideran los trabajadores para poner en pie la fábrica y recuperar con ella el trabajo que les devuelva el pan a sus hogares.
 
Para reivindicar las luchas obreras, en nuestro pueblo no podemos estar en otro lugar que no sea la planta todavía tomada por sus trabajadores, cuya reactivación pelean con el acompañamiento de la comunidad y contra todos los obstáculos del Estado que le  ha dado la espalda a la defensa de la fuente laboral.
 
La causa papelera ha puesto en evidencia el carácter capitalista del Estado que bajo este gobierno no se diferencia en absoluto de los que desempeñan los partidos políticos donde se organizan los dueños del capital. Los papeleros han aprendido con su propia experiencia a qué monstruo se enfrentan. El Estado es un límite a la causa de los trabajadores y un recurso incondicional de los negocios privados de quienes detentan la propiedad de los medios de producción y el capital financiero. Pero para los trabajadores ¡ese Estado es nuestro objetivo! No para mantenerlo, sino para desarmarlo.
 
Es nuestro deber alzarnos contra el saqueo permanente e histórico de banqueros y empresarios y también de los políticos puestos en carrera para venderse como mano de obra a cambio de una paga de privilegio. ¡Cómo no van a constituirse en los verdugos de los obreros, si están puestos en el poder con ese único propósito!
 
En todos los pueblos del mundo están las pruebas materiales de este plan siniestro. La recurrente política del gobierno nacional de ataque a los fondos públicos en un punto es una desesperada maniobra de un Estado en bancarrota y un poder político amenazado, pero al mismo tiempo, una hipoteca de ejecución irremediable. En sus medidas más extremas, la acompaña la apelación a un arraigado sentimiento nacionalista, del que paradójicamente obtienen sus provechos el imperialismo y el capital globalizado. Primero fueron las AFJP, estatizadas con ese propósito; luego el Banco Central, cuyas reservas liberaron para su uso y cuya carta orgánica también se preocuparon en reformar a medida; ahora YPF, cuya nacionalización ha sido una mentira organizada para buscar un punto de legitimación. Doble misión cumplida con la anuencia de la oposición en el Congreso: obtener recursos extraordinarios y reaorganizar una privatización que nunca quisieron desarmar. Y lo hicieron en nombre del nacionalismo. Pero la cuestión de fondo es que nada de esto ha sido planificado para poner al Estado al servicio de los intereses de los trabajadores; al contrario, contra ellos la presidenta sigue dirigiendo un discurso de choque.
 
En Azul, a siete meses del abandono empresarial a que fueron sometidos los papeleros y tanto igual de lucha infatigable junto a las organizaciones que los acompañan, todavía no han podido encender las máquinas ¿Por qué? Porque el gobierno no ha querido que así fuera, si no ya estarían andando, y porque la burocracia judicial se resiste a sancionar al capital privado. Con el conflicto en sus manos, antes que tutelar los derechos esenciales de los trabajadores y sus familias, la Justicia protege los intereses de los dueños. Se niega  a poner por encima de la especulación y los negocios privados el derecho de los hombres a ganarse el pan y satisfacer las necesidades más elementales de sus familias. Ni siquiera son suficientes para inspirar una decisión tajante tantos años de maniobras defraudatorias contra quienes, rehenes de la dictadura patronal, pusieron durante todo ese tiempo su fuerza de trabajo al servicio del provecho empresario.
 
Son muchos más los indicadores del rumbo de la política en curso. Municipales que salarialmente están por debajo del salario mínimo, vital y móvil conviven con un plantel de funcionarios que, en cambio, son compensados con remuneraciones que lo superan con creces. Los sueldos municipales más bajo de toda la Provincia definen la política salarial del gobierno comunal nac&pop, la autoproclamada Gestión Inza. Judiciales bonaerenses lanzados a una contienda feroz por la recuperación de la ley porcentual, arrebatada por el peronismo menemista. Trabajadores del Estado que también se encuentran movilizados por sus reivindicaciones salariales. Obreros frigoríficos de la multinacional EFASA, cuya lucha gremial quebró la patronal en connivencia con el Sindicato de la alimentación, para pagar salarios que no se adaptan a los que fija el convenio. Los empresarios alemanes se beneficiaron de varias maneras. Pagan menos de lo que la ley dicta y pagan casi nada, porque el estado nacional y provincial paga por ellos; pactaron saldar su deuda con los trabajadores por un monto inferior al adeudado y en cómodas cuotas, todo a través de un proceso judicial inventado, pero claro, legal. Los trabajadores de Ecosystem tuvieron que enterrar a uno de sus compañeros, muerto a consecuencia de un cuadro de leptospirosis. Su muerte reveló públicamente la existencia de  una comunidad de ratas en la planta dedicada al reciclado de plástico. ¿Qué hizo el Estado en todo ese tiempo? ¿Qué hizo después de esta muerte obrera? No tiene sanciones para sus responsables. ¡No las tiene! Concejales kirchneristas se apresuraron a llegar a los trabajadores y advertirles: ¡cuidado con el Partido Obrero!. Pusieron a uno de ellos a decir ante los medios periodísticos que habían recurrido a los nacionales y populares para que no les pasara lo mismo que a los papeleros. Nosotros nos preguntamos: ¿qué les pasó a los obreros de la Papelera que no haya sido –como sigue siendo- andar una lucha que va recogiendo pequeños triunfos? Así opera el poder. Divide a los trabajadores y desintegra sus luchas. El kirchnerismo de Azul ha puesto al Partido Obrero en el lugar de enemigo. Referentes de esa fuerza política lo han mencionado insistentemente y de distinta manera a través de declaraciones públicas. Si para ellos la defensa inclaudicable de la clase trabajadora se opone a sus objetivos es porque sus objetivos se enfrentan a los intereses de los trabajadores. Entonces, somos sus enemigos.
 
A los progresistas que se han dejado encantar con los cantos de sirena les preguntamos ¿quién traiciona a quién?
 
Sólo a través de una organización independiente los trabajadores podrán romper estas cadenas. La dignidad no les será devuelta ni por el capital ni por su socio, el Estado. Ellos están para arrebatarla. Nada diferente pasa en el mundo por donde se lo indague. Allí están los indignados alzándose en Europa y reproduciéndose en el resto de los continentes con sus razones, que no son otras que las de una misma clase. Pelean por lo mismo. Por eso hemos levantado la consigna “Obreros de todo el mundo por su emancipación en una sola lucha”.
 
El capitalismo como régimen económico de producción y la estructuración social consecuente se debate hoy en una de sus más profundas contradicciones. La crisis es global y los estados intentan  resolverla sin éxito a través del ajuste contra la clase ya explotada y oprimida. Las burocracias sindicales, al igual que los funcionarios de gobierno, venden a los obreros, se constituyen en empresarios, obtienen una banca a cualquier precio, ahogan los reclamos, pactan una paz social que comienza a reventarles en las manos. Es urgente salir a recuperar a los sindicatos para constituirlos en una auténtica alternativa de lucha gremial.
 
Contra los encargados de aplastar las luchas por las reivindicaciones obreras al extremo de hacerlas pagar con la vida, como el trabajador de Ecosystem, como el papelero Cristian “Pachi” Lara, es urgente oponer una acción, pero esa acción debe organizarse.
Exigimos: expropiación sin indemnización de Papelera Azuleña S.A. y su administración bajo gestión obrera. Que el Estado garantice el salario mínimo de convenio, obra social y aportes previsionales para los papeleros. Contra la política salarial del gobierno municipal de José Inza. Llamamos a los municipales a luchar por un salario igual al costo de la canasta familiar y a todos los trabajadores contra el tarifazo, impuestazo y tazaso que aplican los gobiernos nacional, provincial y municipal contra el pueblo -política de ajuste que quieren disfrazar de sintonía fina-. Por la nacionalización sin pago de las empresas privatizadas y la reestatización del sistema ferroviario y la nacionalización del petróleo y el gas bajo control de los trabajadores. Derogación de la ley antiterrorista. Contra la criminalización de la protesta. Por el desprocesamiento de los más de 5.000 luchadores obreros y populares, entre los que se encuentran los militantes de la Corriente Clasista y Combativa de Tandil, actualmente con procesos penales que dirige el Juez Federal de Azul, Juan José Comparato.
 
Por un Congreso de base de las Centrales Obreras. Fuera la burocracia sindical. Por un plan de lucha por $6000 de salario mínimo.Por la unidad mundial de la clase obrera y los pueblos en su lucha contra el capital y el imperialismo.

 
Obreros de todo el mundo por su emancipación, en una misma lucha.
 
 
 
Partido Obrero de Azul.-
6 años ago by in Informacion General. You can follow any responses to this entry through the | RSS feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave A Response

Required